UN ACUERDO

20 noviembre, 2020 by Lina Gonzalez

 

“Lo más importante en una negociación es escuchar lo que no se dice” Peter Drucker

 

Es frecuente que las diferencias pesen más que las coincidencias y que por ello se generen esfuerzos aislados que en muchas ocasiones nos alejan de ideales conjuntos que, seguramente, modificarían de manera positiva el panorama. Pero antes que pensar en lo común, es necesario llegar a acuerdos o convenios con nosotros mismos y ello implica reevaluar la escala de valores y normas con las que crecimos porque, seguramente, muchos temas ni siquiera serán puestos en discusión, dado que hacen parte de la propia base de lo que somos en esencia.

Entender y compartir de conformidad con nuestros criterios trae consigo compromisos ineludibles e inaplazables. La convergencia de voluntades solo es posible en un marco de honestidad y franqueza que pongan en evidencia tanto fortalezas como vulnerabilidades para que el pacto buscado sea ecuánime, recto, justo e imparcial. Por ello, tal vez el mejor tribunal de garantías en un proceso como estos es la Conciencia, que permite elevar la mirada hacia el Alma, desde donde la Unidad prima por encima de intereses individuales. Así, el fruto obtenido será el producto de decisiones comunes que vibren en armonía con el Ser que llevamos dentro.

Ceder y aceptar no implica ser sumisos. Es, muy por el contrario, el resultado de argumentos que deberán someterse al escrutinio para que el consentimiento y el consenso den paso a aquello que deba ser asimilado desde el corazón, con la convicción de que la alianza será forjada en los mejores términos y, ante todo, desde el respeto profundo.

Buscar un acuerdo fundamental, parte de gestionar de manera adecuada nuestras emociones que suelen ser generadoras de ruido. En ocasiones un impulso es apenas un destello, pero la persistencia ha de llenar de solemnidad los espacios en los que siempre las perspectivas puedan ser modificadas en pro del verdadero bienestar.

Por todo esto, una concertación debe comenzar por revisar nuestra fidelidad a lo que somos, a nuestros empeños, a lo que se desprende de cada acto, a lo que proyectamos para beneficio de la humanidad, a lo que apostamos como derechos y obligaciones, a lo que diseñamos desde las creencias y a lo que identificamos como el sendero recorrido en la búsqueda del desarrollo de lo más humano.

Que los acuerdos sean sellados y que lo lícito se fusione también con lo noble, para que se honre la existencia…

 

Alejandro Posada Beuth

VIAVIDA

Somos una empresa comprometida con la vida, creada y conformada desde el año 2001 por un grupo de médicos colombianos, cuya actividad docente, asistencial e investigativa, de más de 30 años converge a través de un enfoque sistémico en la Sintergética* como una propuesta integrativa de los distintos paradigmas terapéuticos del mundo.

Productos

Todos los derechos reservados.