UNO

21 enero, 2021 by Lina Gonzalez

“Uno vuelve siempre a los viejos sitios donde amó la vida…”

(Canción de las simples cosas. Autor: Armando Tejada)

 

Uno se inventa un diálogo consigo mismo y resulta delicioso rescatar esa conversación que estaba pendiente. Tantos interrogantes, tantos cuestionamientos e incertidumbres y también tantas ilusiones buscando eco hasta que por fin llega el momento ineludible de sentarnos a escuchar la propia voz.

Y entonces Uno se pregunta: “¿Qué sucedió? ¿A dónde se fue el tiempo? ¿De dónde surgieron la risa o el llanto? ¿Qué fue de aquello que pudo ser? ¿Dónde quedaron los cómplices de este viaje? ¿Qué de lo que fue un sueño es palpable ahora? ¿Cuántos intentos son ya logros? ¿Y a dónde llevó el viento esos versos? ¿Qué sucedió con tantas puestas a prueba? ¿Cómo se escabulleron esos deseos? ¿Qué pasó con la lluvia que diluyó la nube? ¿De dónde surgió la luz cuando todo parecía opaco? ¿En qué lugar quedó la presencia? ¿Quién se fue con ella?

¡Uhm! Y Uno se cuestiona: ¿Cómo calmar la sed de abrazos y reencuentros? Realmente, ¿Qué quedó atrás sin rencores o ataduras? ¿Cómo seguir navegando y a dónde ir? ¿Queda aún algún secreto? ¿A dónde van las caricias ahora? ¿Cuál es el nuevo pretexto? ¿Aún existen las fronteras? ¿Cuál será el momento del regreso? ¿Por qué se encharcan los ojos? ¿Cómo avivar el fuego? ¿Hasta cuando el invierno? Y ¿qué esperar en primavera? ¿A quién veremos en el nuevo amanecer?

Y Uno se dispone a escuchar y pareciera que el silencio es suficiente señal y que el espacio espera con paciencia mientras el reloj se deleita en la pausa. Y Uno respira y siente el gozo de estar vivo. Y Uno escucha el concierto plasmado en la partitura de la existencia, repleto de notas de ternura. Y Uno intuye que la ausencia, el frío y la soledad se disipan y que el optimismo retoma su trono. Y Uno siente que es tiempo de morir a lo no sustancial y de retornar a lo sencillo y elemental, a la grandeza de lo simple…

Y entonces, Uno retira las hojas del calendario y se da cuenta de lo valioso del instante de cada instante. De la importancia de partir cada día en búsqueda de los sueños. De imaginar la renuncia a la soberbia para crear el mundo de las posibilidades. De volver a expresar “lo siento” cuando, con humildad, nos reconocemos vulnerables.

Y así, “Uno se despide, insensiblemente, de pequeñas cosas y Uno vuelve siempre a los viejos sitios donde amó la vida…”

Alejandro Posada Beuth

VIAVIDA

Somos una empresa comprometida con la vida, creada y conformada desde el año 2001 por un grupo de médicos colombianos, cuya actividad docente, asistencial e investigativa, de más de 30 años converge a través de un enfoque sistémico en la Sintergética* como una propuesta integrativa de los distintos paradigmas terapéuticos del mundo.

Productos

Todos los derechos reservados.