TENGO SED

23 octubre, 2021 by Famacia Viavida

 

Árbol, Flores, Prado, Tronco De Arbol

“Lo terrible del mar es morir de sed” Gustavo Cerati

Cuando la sed es saciada, la sensación es de volver a recuperar un estado de armonía y plenitud porque el equilibrio retorna y nos lleva a disfrutar cada gota como si fuera la última. Pero, además, se vuelve a valorar en la justa dimensión aquello que apacigua y mitiga las carencias.

Sin embargo, por momentos es maravilloso sentir sed: de conocimientos que enaltecen la capacidad pensante y que nos estimulan a recorrer el sendero para ser mejores. O de caricias para nunca dejar de apreciar la presencia verdadera de aquellos a quienes amamos y por quienes, tal vez, no hemos ofrecido un gesto amable en mucho tiempo porque la rutina nos ha visitado. O de justicia que nos sugiere colocar en la balanza lo que acontece para no emitir juicios ligeros y faltos de objetividad. O quizá de amor sincero porque alguna experiencia pasada nos dejó el corazón arrugado y hemos postergado la elaboración del dolor para ir más allá de lo aparente.

Es bueno sentir sed de armonía y belleza porque en ellas está inscrito lo más sutil de la creación que nos lleva al orden interno para poder silenciar emociones tóxicas y redescubrir lo sustancial. O también sentir sed de libertad para evitar la cárcel de los pensamientos y las ataduras de un pasado alimentado por amarguras y no trascendido al nivel de las lecciones.  O de lealtad y dignidad que alejen la traición para no acumular decepciones. O de honestidad y respeto que deberían resaltar lo fundamental en el encuentro y reconocimiento del otro.

Ni qué decir de sentir sed de generosidad y solidaridad para recordar que deberíamos ir juntos y en una misma dirección hacia el Reino Mayor donde habita la Conciencia. Incluir, además, sed de tolerancia para que surjan la comprensión y la nobleza al momento de evaluar las decisiones ajenas. Y de empatía para interpretar a aquel que observa de manera diferente. Asimismo de responsabilidad para tener siempre presente que somos parte primordial en el andamiaje de la vida y que cada uno de nuestros actos afecta el entorno de manera inevitable.

Por supuesto sed de perdón para conocer la gratitud. Sed de voluntad para tener las agallas suficientes que permitan culminar lo iniciado. De paciencia para ser maestros de quienes no tuvieron la misma suerte u oportunidades que nosotros.

Tengo sed…

Alejandro Posada Beuth

VIAVIDA

Somos una empresa comprometida con la vida, creada y conformada desde el año 2001 por un grupo de médicos colombianos, cuya actividad docente, asistencial e investigativa, de más de 30 años converge a través de un enfoque sistémico en la Sintergética* como una propuesta integrativa de los distintos paradigmas terapéuticos del mundo.

Productos

Todos los derechos reservados.