EL GUERRERO INTERIOR

12 junio, 2020 by Lina Gonzalez

 

“El verdadero guerrero no es inmune al miedo. Lucha a pesar de él”. Francesca Lía Block

 

La vida nos pone a prueba bajo muchas circunstancias y esto, de alguna manera, se convierte en un señalador de nuestro grado de resistencia y capacidad adaptativa; del valor y la integridad con las que contamos para hacer frente a las adversidades; del ímpetu y la firme decisión que hacen surgir al guerrero interior que todos llevamos.

Por supuesto, esto hace que también debamos reconocer y afianzarnos en el territorio que pisamos, para crear límites infranqueables que nos permitan conservar la individualidad, reconociendo las carencias propias, pero al mismo tiempo identificando en ellas los esfuerzos por realizar, lo cual implica enfrentar los temores. Esto nos hace pensar que tal vez la principal arma del guerrero es el amor, capaz de diluir cualquier sentimiento o vibración mezquina.

Cuando reaparecen viejas heridas o traumas del pasado, este arquetipo surge para enfrentar al déspota que trata de generar obstáculos e impedir el bienestar. Su armadura representa solidez, fortaleza y poder, que generan la confianza suficiente para utilizar los recursos disponibles, pero comprendiendo también que, en la nobleza cultivada, el guerrero interpreta lo ocurrido desde la humildad de quien siempre está dispuesto a aprender de nuevas tácticas para darse cuenta de lo absurdas que pueden ser las batallas innecesarias.

Es entonces, cuando la convicción permite crear el nuevo mundo con opciones propias que parten de lo vivido y se sumergen en lo profundo de los significados, para renegociar el pasado y dimensionar nuevos panoramas. De esta manera se localiza el origen del conflicto, y la realidad empieza a evidenciarse en el plano de la conquista del territorio que habrá de ser protegido desde los argumentos, más que de la reciedumbre y la violencia. Por eso, el guerrero renuncia a la crítica, al resentimiento, a la condena y a la autocompasión, para encontrar en la responsabilidad por sus actos, la mejor alternativa y comprender así, que se puede ser más grande que las circunstancias y trascender los lamentos por aceptación. O que se pueden liberar las ataduras desde el acto sublime del perdón para identificar luego que el sufrimiento resulta ser una elección y que la “chatarra emocional” puede ser eliminada.

Es tiempo de entrar en comunión con el espíritu del guerrero, del que se desprenden la tolerancia, la paciencia y la perseverancia. Se transmuta lo negativo hacia el provecho y se reemplaza lo no esencial por aquello que edifica…

 

Alejandro Posada Beuth

VIAVIDA

Somos una empresa comprometida con la vida, creada y conformada desde el año 2001 por un grupo de médicos colombianos, cuya actividad docente, asistencial e investigativa, de más de 30 años converge a través de un enfoque sistémico en la Sintergética* como una propuesta integrativa de los distintos paradigmas terapéuticos del mundo.

Productos

Todos los derechos reservados.