UN PROPÓSITO

18 octubre, 2022 by Lina Gonzalez

“Si no sabes a dónde vas, ningún camino es bueno” Rafael Chirbes

 

Cada esfuerzo, cada sacrificio, cada intento, son apenas el reflejo del trazado que hemos hecho para “bebernos el mundo”. Disfrutar después de alcanzar un propósito es la compensación a decisiones tomadas que nos permitieron poner nuestro empeño, pasión e intención, para ganar el impulso suficiente en dirección de nuestros sueños y poder dar alcance a lo que nos habíamos propuesto.

Pero un propósito pierde su sentido si detrás de él no hay responsabilidad y talento porque deja de ser incluyente. Por eso debe trascendernos como individuos. Se hace necesaria, también, la presencia de aquellos que pueden llegar a ser nuestros mejores motivadores, porque en esas metas están inscritas sus voces de aliento y su valentía para sacarnos a flote cuando sentimos que las fuerzas son insuficientes. Cuando el recorrido lo hacemos en compañía, se aligeran las cargas y se multiplican las posibilidades. Ya no hay mártires o víctimas, sino solo héroes que luchan sin descanso. Las excusas son diluidas por la alegría que nos espera al final del sendero. Cada paso dado deja huella como clara muestra de que estamos alineados y de que el logro ya nos pertenece.

Nada de esto surge de la noche a la mañana. Es necesario escuchar ese murmullo interior que nos deja saber que hay un gran trabajo por realizar, muchas horas por devorar y seguramente una buena dosis de entrega en la búsqueda de sentido. Por eso un propósito debe tener el beneficio de ser flexible y cambiante, lo que nos permite jugar con estrategias que nos recuerdan que siempre hay opciones y que, cada vez más, las excusas se debilitan para dar paso a acciones contundentes.

Un verdadero propósito debe hacernos más libres. Permitirnos expresar nuestras más grandes aspiraciones para ser y permanecer en nuestra esencia. Enaltecer y rendir homenaje a quienes han permanecido cerca, aún en aquellos momentos en que las tempestades arreciaron. Debe también alimentar la llama de las ilusiones conjuntas para pasar de las promesas a las certezas. Impulsarnos a desafiar los imposibles porque, al final, el triunfo será el verdadero elixir de vida. Asumirnos a nosotros mismos para mirar sin prejuicios ni negaciones. Involucrarnos en pensamientos grandes pero repletos de humildad para reconocer los límites en el instante preciso. Conservar actitudes conscientes y amorosas para brindar por los motivos que nos da la vida día a día.

Y, como dice la Gran Invocación: “Que el propósito guíe las pequeñas voluntades de los hombres. El propósito que los Maestros conocen y sirven…”

 

Alejandro Posada Beuth

VIAVIDA

Somos una empresa comprometida con la vida, creada y conformada desde el año 2001 por un grupo de médicos colombianos, cuya actividad docente, asistencial e investigativa, de más de 30 años converge a través de un enfoque sistémico en la Sintergética* como una propuesta integrativa de los distintos paradigmas terapéuticos del mundo.

Últimas noticas

Todos los derechos reservados.