UNA LUZ

2 agosto, 2022 by Lina Gonzalez

 

“Hay dos maneras de difundir la luz. Ser la lámpara que la emite, o el espejo que la refleja” Yutang Lin

 

Resulta paradójico que el cerrar los ojos pueda facilitarnos la posibilidad de contactar con la claridad y la luz que habitan en nuestro interior. Como también lo es que el exceso de iluminación pueda enceguecernos. Una vez más se pone de manifiesto la necesidad de saber regular y dosificar cada cosa.

Pero lo que sí es cierto es que, quien desde el silencio se interioriza y contacta con su luz, se comporta como un faro para sí mismo y es candil para muchos otros porque comienza a descubrir que el fulgor que contagia con su resplandor puede ser suficiente para ser guía de quienes navegan en la oscuridad, disipando las sombras y mostrando la dirección correcta. Esto, en la noche confusa, puede resultar de incalculable valor y hacer que pasemos de la culpa al perdón, del rencor y el resentimiento a la compasión, de la envidia y la codicia al desapego y la entrega generosa, o del sufrimiento y la angustia a la esperanza y la compañía como bálsamo.

La luz comienza a evidenciarse cuando con una palabra podemos plantar motivos para continuar, o cuando nos comportamos como sembradores de soluciones ante las piedras del camino, o cuando la coherencia y el respeto respiran con nosotros ayudando a disipar las víctimas y los victimarios. Así mismo, cuando el vuelo se hace en manada porque nos hacemos conscientes de la importancia de lo que nos trasciende como individuos. O cuando es el corazón el que agenda lo primordial.

El sol interior nos permite jugar con la intensidad y los matices para diferenciar los claroscuros de lo cotidiano. Nos llena de inocencia y transparencia para entregar actos puros. De tolerancia y paciencia para evitar la tiranía del que juzga. De responsabilidad para compartir aptitudes y talentos con el carisma de quien se brinda a sí mismo por la enorme satisfacción de servir. De solidaridad y apoyo incondicional con causas ajenas porque de esta manera estrechamos lazos que nos recuerdan que no estamos solos. De sonrisas por compartir porque sabemos que habrán de mitigar momentos de prueba para quienes padecen en soledad.

Que cada quien irradie desde lo más profundo para que las tinieblas sean apenas el anuncio de un nuevo amanecer. Que nos reconozcamos como portadores de la llama ardiente que puede cultivar fervor y entusiasmo. Que la fraternidad se asome de nuevo para que por fin volvamos a identificarnos como Seres de Luz…

 

Alejandro Posada Beuth

VIAVIDA

Somos una empresa comprometida con la vida, creada y conformada desde el año 2001 por un grupo de médicos colombianos, cuya actividad docente, asistencial e investigativa, de más de 30 años converge a través de un enfoque sistémico en la Sintergética* como una propuesta integrativa de los distintos paradigmas terapéuticos del mundo.

Últimas noticas

Todos los derechos reservados.